MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO EN LA VISPERA DE SU VIAJE A CHILE Y PERÚ